viernes, 3 de mayo de 2013

Juana de Arco de Luc Besson (1999)


Juana de Arco de Luc Besson (1999)


“En 1412, nace en Domrémy (Francia) la Doncella de Orleáns. La guerra de los Cien Años contra Inglaterra dura ya casi un siglo y ha devastado Francia. Juana es una muchacha profundamente religiosa. Después de tener su primera visión, vuelve a su hogar y se encuentra con que los ingleses han matado a su familia. Algunos años después, completamente convencida de que Dios le ha encomendado la misión de expulsar a los ingleses de Francia, va a ver al Delfín, el futuro Carlos VII, que le proporciona tropas para levantar el cerco de Orleáns.”

Abróchense los cinturones pues vienen curvas. Me sumo al selecto club de los diplodocos que han hecho una crítica negativa, no me gusta nada criticar y nunca lo he hecho simplemente por el rechazo a perder el tiempo doblemente, tanto por ver semejante bodrio como para encima escribir sobre ello. Sin embargo, hoy voy a innovar, me veo con ganas de desahogarme después de dos “trepidantes” horas y media de película.

Empezando por el elenco de actores que dan vida a los personajes principales o conciencia de la protagonista, me parecen un absoluto fiasco, Milla Jovovich no debería hacer otras cosas que no sean películas de zombies, me parto de risa cuando leo en la Wikipedia que su éxito internacional vino con la exitosa saga Resident Evil (ahora entiendo al tipo de éxito que se refiere), aunque creo que está equivocada, me parece mejor papel el que hizo en El quinto elemento del mismo director que este film . Después de verla interpretar a Juana, esta chica ya ha entrado por la puerta grande a mi lista de actrices vetadas. La más famosa de esta lista es Keira Knightley, no la soporto y por más películas que veo de ella menos me gusta, ¡tiene menos expresiones que Tom Cruise! Pero de eso ya hablaré otro día (Estoy cogiendo el gustillo a despotricar…) Milla da vida a una Juana de Arco desatada, llena de expresiones ultra-exageradas, y lo peor de todo UNA GRITONA, pobre de aquella que la tuviera que doblar, debe seguir afónica; ¿Cómo puede pasarse toda la película gritando? ¿Se lo decía el director? O simplemente como eran parejita le parecía bien todo lo que hacía… Qué decir de Dustin Hoffman, aunque en este caso no veo fallo clamoroso en su actuación, sino que no está muy elaborado el guión y creo que se inventan la aparición de la conciencia de Juana, sólo para intentar tapar los agujeros y contradicciones que se amontonan a lo largo de la película.El contrapunto en cuanto a las interpretaciones lo pone el rey Carlos, el delfín de Francia, está genialmente interpretado por John Malkovich, que muestra un monarca tímido y débil psicológicamente hablando, pero con un correcto último juicio, aunque siempre condicionado por su mayúscula suegra Yolanda de Aragón, que encarna la oscarizada Faye Dunaway. En definitiva he sido totalmente engañado por la publicidad, cuando vi que actuaba la Jovovich me llamó la atención, más cuando Dustin Hoffman y John Malkovich aparecían también en el reparto.

En un primer momento la película empieza muy fuerte, con un ritmo muy alto así como la tensión en todo momento. Hasta ahí parece que la película va a estar bien, sin embargo hay un momento en el que Juana de Arco se hace mayor, y aparece una chica eufórica dispuesta a salvar a la oprimida Francia de Carlos VII, el delfín. Justo ahí la película va en caída libre, la poca credibilidad que ofrece la protagonista, así como los hechos que la envuelven hicieron que me fuera desenganchando de manera exponencial de la película. Por no hablar de los continuos chistes y payasadas fuera de lugar por parte de los generales de batalla. Luc se podría haber permitido esos guiños de humor al menos si el guión fuera aceptable, pero no si es una mierda absoluta.
Lo más aceptable que veo de la Juana de Arco de Luc Besson es la duda que mantiene durante toda la película, bueno más bien al final del todo, mantiene la idea de que no estaba del todo cuerda frente a la divinidad de Juana. Luc conserva las dos posturas abiertas, sin atribuirse la capacidad de la verdad ni posicionarse en una ni en otra, sino que ofrece las dos y que cada uno crea más en una que en otra, ya que no existe documento histórico que pudiera despejar esa incógnita. Otro punto positivo es el reflejo en ciertas escenas, de lo que pudo realmente haber sido Juana de Arco, una motivadora del ejército, capaz de minar la moral del enemigo con su convicción y de alentar a su ejército hasta llevarlo a la victoria. (Este es mi punto de vista racional de lo que pudo ser Juana de Arco, y cómo una chica analfabeta de 17 años es capaz de evitar el asedio de Orleáns y de hacer retroceder a los ingleses hasta Reims; solamente hay dos opciones: milagro o icono de motivación, y como no creo en los milagros tendré que escoger esta última. REPITO, SÓLO ES UNA OPINIÓN)

Algo bueno tenía la película, sí, pero ahora tocan las escenas de batalla. Con todo el material que tenía la película, la buena producción, y se hacen esas escenas que parecen improvisadas, y decididas por la divina Juana. Bien pudo tener visiones divinas, pero de tener visiones a saltar una muralla de un fortín Inglés y abrir su puerta tranquilamente, hay un mundo, es un continuo ¡Venga ya! Además de seguir con los chistes y las tonterías, como el ingeniero del lanzapiedras, no tiene ninguna gracia, al menos en la versión doblada al español (esto ha sido un fallo, aunque la película no creo que cambie mucho por el doblaje, Milla seguro que grita en todos los idiomas).

Para terminar, es cierto que es complicado llevar la dualidad de las posturas, tanto la de divinidad como la de locura y venganza, pero me parecen muy forzadas las conversaciones y visiones de su conciencia.  Todo para llegar al final de la película, que intenta durante 20 minutos razonar junto con Dustin Hoffman la postura de la locura y venganza de Juana, si ya intenta mantener esa dualidad hazlo durante toda la película, no una gran mayoría de divinidad y un forzado final para plantear esa duda. Estas escenas están, creo (no la he visto), basadas en la película de La pasión de Juana de Arco de Dreyer, acerca del juicio final a Juana de Arco (me permitiré el lujo de modificar la entrada cuando vea esta película).

Es cierto que la película tiene mogollón de incongruencias, la actuación de los actores no ayuda, los numerosos chascarrillos fuera de lugar, las escenas de batalla con enormes fallos y cosas incomprensibles. Aun con todo ello no me parece una película tan horrorosa, mejorable en muchísimos aspectos, pero hay infinitamente peores.

Lo mejor: Pocas cosas buenas tiene la peli, pero voy a destacar el principio prometedor, y la idea de Luc Besson de mantener en vilo si fue realmente una loca o una mensajera de dios. La fotografía está bien conseguida (aporte de Patxi y estoy de acuerdo).

Lo peor: Milla Jovovich, sin duda alguna, malísima actriz. Y sobre todo el guión, la idea está bien, pero muy mal llevada para los grandes medios de los que disponía.

El kartmanómetro espero que nunca dé su veredicto. En filmaffinity le dan un generoso 5,8.

Yo le voy a dar un 3,66 periódico puro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario